¿Qué es la retención de líquidos?

Es la consecuencia de la acumulación de líquido en los tejidos de nuestro cuerpo, y se produce debido a que nuestro organismo no puede eliminar este exceso por sí solo. Existe en este caso un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de una zona a otra. Esta acumulación provoca hinchazón en el cuerpo, y también puede ir acompañada de debilidad o calambres. Generalmente se manifiesta en los miembros inferiores (pies, piernas y tobillos) debido al efecto de la gravedad, pero también puede aparecer en otras partes del cuerpo tales como el abdomen o los brazos.

Si bien la retención de líquidos no supone un grave problema en sí mismo para la persona, puede ser síntoma de alguna otra afección, como puede ser hipertensión o algún otro tipo de cardiopatía. Es por ello que se recomienda consultar con un médico para descubrir la real causa de la dolencia.

 

¿Gordura o hinchazón?

El exceso de líquido depositado en algún órgano, cavidad o tejido, se lo denomina edema. Los edemas ubicados en el abdomen o en los tejidos de los miembros inferiores o superiores, pueden llevar a un aumento rápido de peso durante un corto período de tiempo (días o semanas). Esto lleva a que muchas veces el paciente perciba que ha aumentado considerablemente su talla sin que se halla modificado sustancialmente su dieta.

Lo primordial entonces es que el profesional, médico o nutricionista, identifique si este aumento de peso se debe a un incremento de la grasa corporal, o bien es consecuencia de una retención de líquidos.

Una mala alimentación rica en grasas, sodio, bebidas alcohólicas, y pobre en agua, contribuyen a la formación de edemas. A continuación brindaremos algunos consejos y consideraciones al respecto.

 

Recomendaciones

Como mencionamos anteriormente, la retención de líquidos se debe en muchos casos a malos hábitos. Aquí algunos consejos saludables:

  • Es importante beber abundante líquido. Recuerde que mientras más consuma, más eliminará.
  • Por ello es aconsejable ingerir diuréticos de tipo natural, como lo son las infusiones a base de hierbas (por ejemplo el té o el mate).
  • También es beneficioso aumentar la ingesta de frutas y vegetales debido a que presentan una alta concentración de agua.
  • Evitar el consumo excesivo de sal y de alimentos ricos en sodio, como lo son los alimentos procesados, ya que propenden la formación de edemas. Se aconseja sustituir la sal por especias para sazonar la comida.
  • Tampoco es recomendable ingerir azúcar en exceso, ya que ésta también puede favorecer la retención de agua en el cuerpo.
  • El sedentarismo y el sobrepeso son altamente perjudiciales, por ello practicar cualquier ejercicio físico ayudará a mejorar su estado de salud. El ejercicio es clave para evitar la retención de líquido.
  • Usar ropa suelta. Esto contribuirá a una mejor circulación.
  • Evite estar parado o sentado en un mismo sitio por demasiado tiempo, ya que por el simple efecto de la gravedad los fluidos tenderán a depositarse en los miembros inferiores. Si está obligado a hacerlo, por motivos de trabajo por ejemplo, haga pequeñas caminatas cada determinadas horas.
  • Al momento de reposar coloque las piernas y brazos por encima del nivel del corazón. Con esto ayuda a una mejor distribución del líquido depositado en sus extremidades.

 

Resumen final
Un rápido aumento o disminución de peso pueden evidenciar una acumulación de líquidos en su cuerpo, por eso debe consultar con un especialista para descubrir qué es lo que está causando que usted engorde. Como decíamos, los edemas ubicados en el tejido corporal pueden ser también consecuencia de otra enfermedad, como puede ser un descontrol hormonal o hipertensión.

Pero en la mayoría de los casos la retención de líquidos se debe a una alimentación desequilibrada (y rica en sodio), acompañada de una vida sedentaria. Para corregir esto, no se necesita más que seguir una alimentación acorde a lo recomendado más arriba (hiposódica y con un alto consumo de agua), conjuntamente con ejercicio físico.

Es recomendable además el apoyo de un nutricionista y un médico en este proceso de recuperación del paciente, para que trabajando conjuntamente logren llevar a la persona a su peso normal.

para CHARLA informativa GRATUITA